CeliaCruz / News

‘Celia Cruz: la bandera que canta’

Celia Cruz: La Bandera que Canta

Por POR CARLOS A. MARTIN / elnuevoherald.com – Noviembre 12, 2021

“Celia Cruz: La Bandera que Canta”, el primer trabajo del proyecto Talking Music (Música Hablada), será lanzado en todas las plataformas digitales el 12 de noviembre. La nueva oferta que propone recrear el discurso de una figura artística, utilizando un proceso orgánico de integración con novedosos arreglos musicales, es una iniciativa del empresario y productor Omer Pardillo y el reconocido músico Pavel Urkiza, ambos cubanos.

“Me llena de muchísimo orgullo haber sido el coautor intelectual de este innovador trabajo musical donde Celia es la gran protagonista. Una vez más se demuestra que su legado, supera las barreras del tiempo”, señala Pardillo, quién fuera representante personal y una de las personas más cercanas a la Guarachera del mundo hasta el momento de su desaparición física en julio del 2003.

“La idea de Talking Music surgió durante una conversación en casa del músico cubano Pavel Urkiza, cuando le mostró algunas piezas musicales hechas a partir de sonidos comunes con las que lograba construir una melodía coherente y hasta pegajosa, agrega. En ese momento, y hablando de algunas frases célebres de Celia, se nos ocurrió que podíamos recrear su voz con audios previamente seleccionados y hacer una nueva canción con ellos”.

Pardillo, presidente y fundador de la Fundación Celia Cruz, maneja todos los aspectos comerciales, creativos y personales de la carrera de la icónica artista y ha sido responsable en gran medida de mantener vivo la enorme herencia artística de la cantante. “El legado de Celia está hoy más vigente que nunca, y su voz sigue siendo la voz de un pueblo, de su gente, de su Cuba, y lo seguirá siendo hoy, mañana y siempre”.

Celia siempre vivió marcada por el destierro al que estuvo sometida. Cuando en 1960 tuvo que partir a México junto a La Sonora Matancera _la orquesta que la ayudo a dar sus primeros pasos hacia la fama_ nunca imaginó que aquél sería un viaje sin ticket de regreso.

“Me siento muy triste de no poder ir a mi patria, me encantaría poder hacerlo algún día, comienza diciendo en la recién estrenada canción, sin embargo, estoy feliz de poder representar a mi tierra con todas las de la ley y con el estandarte de la bandera cubana muy alto, que nadie me la va a poder tumbar”.

Teniendo en cuenta la opresión que padece el pueblo cubano bajo una dictadura que se mantiene en el poder a costa del sufrimiento y la falta de libertad, la nueva canción se convierte en un digno reclamo a todos los derechos que le han sido negados a los cubanos por más de seis décadas. “Se trata precisamente de eso, nos afirma Pardillo, de cuánto Celia amó a Cuba y cómo siempre demostró su compromiso político denunciando al régimen castrista en los escenarios de todas partes del mundo”.

En la canción el discurso maneja esa poesía guarachera y abre un camino que va más allá de su inolvidable “Azúcar”. Su inconfundible voz y su conversación cargada de espiritualidad se entremezcla con una calidez que nos transporta al recuerdo y a la tierra.

“Mi corazón esta en Cuba, soy cubana”, repite una y otra vez Celia en un estribillo que funciona como resorte y provoca…, motiva. Palabras, simples y directas que reivindican nuestros derechos y se proyectan en millones de cubanos que sufren la misma realidad.

“No olvido mi tierra, no olvido mi gente”.

Y también está el poder de la cadenciosa música y los excelentes arreglos de Pavel Urkiza que logra un encomiable resultado acompañando a Celia, su risa, sus observaciones y su verdad, mientras hace un recorrido musical por esos lugares donde reinó y se hizo inmortal.

“En el plano musical me basé en la sonoridad cubana de las décadas 40, 50 y 60. Tomé también algo del espíritu del latín jazz que se creó en Nueva York en los 60 y 70 e incorporé el inconfundible latido rítmico de la música popular y la riqueza de la timba cubana”, agrega el destacado músico.

Urquiza que se ha consolidado como productor y uno de los más destacados exponentes musicales de su generación, es un artista curioso por naturaleza que se identifica por su sed insaciable de explorar territorios nuevos en la música. Su nombre aparece ligado frecuentemente a importantes proyectos con artistas de diversas tendencias y es conocido por su interés y sabiduría acerca de los orígenes y las raíces culturales cubanas.

“Los textos fueron seleccionados a partir de su significado, y por toda la profundidad emocional, sabiduría ancestral de pueblo que sólo Celia era capaz de expresar, señala Urkiza. Ha sido como si Celia me hablara, su espíritu y su fuerza me acompañaron. Sin duda una experiencia única, reveladora y de mucho aprendizaje”.

Celia Cruz no morirá nunca, porque hay artistas que se convierten en leyenda y nos acompañan para siempre, personas que nos inspiran como pueblo y marcan la historia con su obra, su generosidad y su carisma irrepetible.

Ella es “mas cubana que las palmas”.

Ella es “la bandera que canta”.

Para el proyecto, Pardillo y Urkiza contaron con la colaboración de un excelente grupo de músicos entre los que se encuentran: Yissy García en la batería, Michel Ferré en el piano, el bajo de Rodner Padilla, las congas y el güiro de Alfredo Chacón, Yoel del Sol en el timbal, Carlos Puig en la trompeta, el saxo alto de Luis Beltrán, Braily Ramos en el trombón, el saxo barítono de Juan Silveira y el propio Urkiza en la segunda voz y los coros.

No se puede dejar de mencionar el encomiable y hermoso trabajo audiovisual de la pieza, que hace un recorrido por fotos y segmentos de entrevistas realizados en varias décadas de la vida de Celia. La mezcla y masterización de la canción se efectuaron en los estudios Cezanne en Madrid bajo la supervisión de Javier Monteverde. La realización del video estuvo a cargo de Meraki Films, bajo la dirección de Gerhard Rodriguez.

Celia Cruz Legacy Project Instagram
Celia Cruz Store
SUBSCRIBE TO OUR NEWSLETTER ... and enjoy interesting content about The Queen of Salsa