CeliaCruz / News

No dejes de conocer la impresionante muestra sobre los secretos de la vida de Celia Cruz

Por MiamiDiario IA / miamidiario.com – January 7, 2019

La muestra Forever Celia, que  permanecerá abierta hasta el 31 de marzo en el American Museum of the Cuban Diaspora, ofrece un recorrido cronológico por los premios, triunfos y momentos importantes de la carrera de la inolvidable Celia Cruz, a sus casi 15 años de su desaparición física, murió el 16 de julio de 2003.

Desde sus comienzos en Cuba hasta su funeral en la Catedral de San Patrick en Nueva York y la multitudinaria despedida que le dieron sus seguidores en la Torre de la Libertad en Miami, se pueden apreciar en las imágenes presentadas en esta exposición sin precedentes en torno a la vida de un artista latino.

Pero es la reconstrucción de su mundo privado, de los objetos que la rodearon y que prueban aquello en lo que puso su estimación y hasta su fe los que convierten este recorrido por los salones del Museo en un viaje a su intimidad.

Una vida 

En la sección dedicada a su vida en Cuba, a su infancia y juventud destaca un reclinatorio y una foto de Celia rezando que documentan su devoción. Los que la conocían bien cuentan que lo primero que hacía al llegar a una ciudad era buscar una iglesia para ir a misa.

También, antes de irse de Miami, a veces de camino al aeropuerto pedía que la llevaran a la Ermita de la Caridad, cuenta Pardillo. La muestra incluye uno de sus objetos de devoción más queridos, una pequeña Virgen de la Caridad, que salió con ella de Cuba y la acompañó toda su vida.

También está esa foto memorable de una jovencísima Celia, achinada, con un moño, las manos enmarcando un rostro perfecto y aun aniñado, y un vestido de falda amplia de una tela de esas que acarician. Era la estampa del glamour de la época, de una Cuba que sabía bailar, que destacaba por el regalo de su música al mundo con el Beny, la Guillot y la misma Sonora Matancera que acogió la potente voz de Celia.

“Celia es la exiliada por excelencia”, dice Ileana Fuentes, directora fundadora del American Museum of the Cuban Diaspora, afirmando que “la gente llora” viendo la exposición desde que entra hasta el final porque en “nosotros hay un pedazo de Celia y en ella había uno de nosotros”.

Su vida es la de los miembros de la diáspora que no pudieron volver, precisa Fuentes.

Pero esta tristeza se va disipando a medida que avanzamos por la exposición y constatamos su gozo en el escenario. Sentimos que el exilio, lo que parece su condena, se torna en su suerte, porque fuera de Cuba surge la Guarachera del mundo. Celia es entonces la amiga de Tito Puente, de Aretha Franklin, de Gloria Gaynor, de Lola Flores, de Gloria Estefan. Es el modelo de la India, es una de las adoradas por Marc Anthony, por Víctor Manuelle, es legendaria y joven a la vez, y la exposición lo va probando paso a paso.

Eso se vive muy bien en la recreación de la cabina del avión que llevó a Celia Cruz junto a la Fania All-Stars a Africa, al histórico concierto que ofrecieron en 1974 en Zaire, hoy la República Democrática del Congo.

Celia Cruz Legacy Project Instagram
Celia Cruz Store